Escuelas, Academias de Música en Celaya, Guanajuato

 

 
 

ARTÍCULOS DE INTERÉS EN EL MUNDO DE LA MÚSICA Y EL ESTUDIO DE INSTRUMENTOS MUSICALES

INFORMACIÓN RELEVANTE Y DIVERTIDA PARA CONOCER MÁS DE LA MÚSICA

 
 

¿Cuál es el instrumento musical que te conviene aprender?

¡Haz la prueba y checa tus resultados!

 
 

 

Historia de la Música

Cortometraje musical creado por

Pablo Morales de los Ríos

 

 

 

Música Clásica Combinada

Classical Music Mashup

 Divertida combinación de 57 tonos clásicos de 33 compositores

Por Grant Woolard

 

         
         
 

¿Cuál es el instrumento musical que te conviene aprender?

¡Haz la prueba y checa tus resultados!

     
 
 

Mientras más pequeña es la persona al entrar en contacto con el aprendizaje musical, el cerebro crecerá debido a esa influencia, los prepara para toda la vida.

 

Buenas razones por las cuales los niños deben estudiar música

Dr Richard Letts

Music Council of Australia

 

Los pequeños que estudian música pueden aprender mejor en otros temas.

Los peques que practican música aprenden que hay recompensas  por el trabajo duro, la práctica y la disciplina.

 

Los niños que tocan un instrumento musical desarrollan el pensamiento creativo y las habilidades motrices.

La música ayuda a los niños a escuchar de manera activa.

La música puede mejorar la salud y bienestar de los niños y aumenta su energía.

Si un pequeño estudia música de manera constante durante cierto tiempo, mejora también en la escuela, incluyendo lo académico y lo social.

Si una persona se dedica a crear música, el cerebro crecerá para soportar esta actividad, igual que lo haría para otras actividades –pero en el caso de la música, sucede que otras habilidades también aumentan. La consecuencia es que los niños que estudian música tienen un aprendizaje acelerado en otros temas académicos.

Los niños aprenden a valorar otras culturas a través de su música.

La música desarrolla el trabajo de equipo y compartir metas.

 

La experiencia de escuchar música mejora de manera substancial.

(Leer artículo completo)http://www.schoolatoz.nsw.edu.au/homework-and-study/other-subjects-and-projects/the-arts/why-your-child-should-study-music

 
 
 

En la Escuela de Música Pequeño Mozart, en Celaya, Guanajuato, los niños reciben una educación musical con seriedad, pero de forma divertida.

 

La Música y el Desarrollo Cerebral Infantil

 

Por: Dr Eduardo R. Hernández González.

Pediatra y Terapeuta de la Conducta Infantil.

 

Los primeros tres años de la vida de un niño representan un periodo importante en el futuro de todo individuo, ya que allí se establece esa relación especial entre padres e hijos llamada “apego”, la música puede contribuir a fortalecer este vínculo y lograr que se convierta en una relación sana y operativa. En todo el mundo, cuando los padres le hablan a sus hijos pequeños, ajustan sus voces para hacerlas más suaves, más rítmicas, más musicales.

La música puede ser un vehículo para el desarrollo integral del niño que abarque las áreas cognitiva, social, emocional, afectiva, motora, del lenguaje, así como de la capacidad de lectura y escritura.

La Música y sus orígenes

La música es un medio de expresión universal, se cree que sus orígenes se relacionan con la propia voz del hombre. Los primeros instrumentos musicales aparecieron hacia el año 2500 a.C., en la cultura egipcia. En la Grecia y Roma antiguas, alrededor del siglo v a.C., la música fue esencialmente vocal, e hizo uso de instrumentos de percusión, de cuerda y de viento. Alrededor del siglo v d.C., la era cristiana trajo consigo la aparición de cantos litúrgicos. En la Edad Media aparecieron los cantos gregorianos como la manifestación musical más importante de la época. En los siglos XVII y XVIII apareció la ópera, que con la música instrumental y los grandes compositores de música clásica (Vivaldi, Beethoven, Schubert, Brahms, Mozart y otros), representaron la madurez de la música.

(Leer artículo completo)   

http://www.psicologia-online.com/infantil/musica.shtml

 
 
 

 

Por qué la música hace cantar a nuestro cerebro

 

Por ROBERT J. ZATORRE y VALORIE N. SALIMPOOR

Publicado: Junio 7, 2013, The New York Times

 

LA MÚSICA no es tangible. No se puede comer ni beber, ni hacerla nuestra compañera. No protege contra la lluvia, el viento o el frío. No derrota a los depredadores o repara huesos rotos. Sin embargo, los humanos siempre hemos valorado la música, incluso más allá de apreciarla, la amamos.

 

En la era moderna, gastamos grandes sumas de dinero asistiendo a conciertos, descargando archivos de música, tocando instrumentos y escuchando a nuestros artistas favoritos ya sea en el metro o un salón. Pero aún en la era Paleolítica, las personas invertían tiempo importante y esfuerzo para crear música, así como lo vemos a través del descubrimiento de flautas hechas con hueso de animales.

 

Entonces ¿por qué esta  ‘cosa’ intangible –en el fondo, es sólo una secuencia de sonidos- tiene tanto valor intrínseco y potencial?

 

La explicación más sencilla es que la música brinda un placer especial para los humanos. Por supuesto que esto no responde a la pregunta de ¿por qué? Pero para esto, la neurociencia comienza a ofrecernos algunas respuestas.

 

Hace más de una década, nuestro equipo de investigación utilizó imágenes del cerebro para mostrar que la música que las personas describían como altamente emocional, involucra el sistema de recompensas en lo profundo del cerebro  –activando el núcleo de la subcorteza conocido por ser importante para la motivación, recompensa y emociones. Subsecuentemente encontramos que, al momento de escuchar lo que podría ser llamado ‘el clímax emocional’ en la música, -ese momento cuando sentimos un escalofrío de placer en un pasaje musical- el cerebro emite el neurotransmisor dopamina, una molécula de señales esencial para el cerebro.

 

(Leer artículo completo en inglés)

http://www.nytimes.com/2013/06/09/opinion/sunday/why-music-makes-our-brain-sing.html?smid=fb-share&_r=1&

 

 
 
 

 

 

 

  ¿Para qué me sirve el solfeo entonado?

A más de uno nos ha causado sorpresa que al iniciar formalmente nuestro aprendizaje musical, en alguna escuela o conservatorio, se nos haya exigido aprender la habilidad del solfeo melódico o entonado. Más sorpresa nos causa aún el hecho que se le dé tanta importancia en la formación musical, constituyendo casi la médula del entrenamiento profesional.

Uno suele decirse a sí mismo: “Aguarda, si yo soy instrumentista (muy bueno, por cierto) y jamás en la vida estaré dispuesto a cantar ni siquiera los coros de ninguna canción, ¿por qué debo aprender a cantar? y ¿por qué, además, los profesores me exigen tanto la perfección de mi afinación?, si a mí ¡no me gusta cantar! (Que a muchos no les guste cantar no es tan extraño, sin embargo constituye nuestra primera dificultad a vencer).

El error de este planteamiento se encuentra en la primera pregunta, ya que, en la formación musical, el solfeo entonado no tiene como objetivo el que debamos “aprender a cantar”, sino que, para desarrollar esta habilidad, debemos “saber cantar” previamente. “¡¿Qué?! ¿y si no sé cantar?”, pues se aprende.

Otra dificultad con la que nos topamos es que muy pocos docentes saben explicar con claridad cuál es el objetivo del estudio de este tipo de solfeo y, como es lógico, cuando no sabemos bien el por qué debemos realizar cierta actividad, no nos sentimos motivados a realizarla.

Pues bien, entonces ¿para qué sirve el aprendizaje del solfeo entonado?:

1 Para afinar el oído. Nuestro oído se desarrolla según lo que hacemos con nuestra voz. No es muy distinto al proceso de aprendizaje de cualquier idioma; para poder reconocer auditivamente las palabras de un idioma nuevo, debemos ser capaces de pronunciarlas; mientras mejor las pronunciemos, más fácil se nos hará reconocerlas cuando las escuchemos. Sucede lo mismo con las notas y relaciones musicales: mientras mejor las “pronunciemos” (esto significa que las afinemos con exactitud), se nos hará más fácil reconocerlas auditivamente. Esforzarnos en la entonación perfectamente afinada de notas, escalas, intervalos, triadas, etc. le dará a nuestro oído la capacidad de reconocer las relaciones sonoras de la música.

2 Para desarrollar el oído interno. ¿Qué es el “oído interno”? Es la capacidad de saber “cómo suenan” las notas y demás relaciones sonoras interiormente, sin que éstas estén siendo producidas por algún instrumento. Mucha gente se sorprende de cómo Beethoven fue capaz de seguir componiendo luego de haber perdido su capacidad de audición. Este genio musical tenía desarrollado en un nivel muy alto su oído interno; él sabía cómo sonaba todo lo que escribía. Con el desarrollo de mi oído interno puedo saber cómo suena una obra musical sólo con leer la partitura. Algunos autores sostienen que J. S. Bach escribió la “Ofrenda Musical” y “El Arte de la Fuga” para que “sonaran interiormente” en las personas sólo con leer las partituras y que es por esta razón que no señaló los instrumentos con los que debían ser interpretadas.

3 Para desarrollar el pensamiento musical. Cuando aprendemos un nuevo idioma no sólo necesitamos poder pronunciar y reconocer las palabras, sino que se vuelve fundamental el desarrollar la capacidad de entender los que éstas intentan transmitir. Del mismo modo sucede en la música. A través del solfeo entonado podemos aprender la gramática musical, en especial si este tipo de solfeo se enfoca desde el desarrollo de las funciones tonales (en especial cuando entonamos a varias voces), el rol de los distintos grados de las escalas y la manera en que se enlazan, los giros melódicos, las formas y estilos musicales, etc. Es decir que podemos ir entendiendo, con mayor profundidad, el Lenguaje Musical.

Podemos deducir, por las razones mencionadas, la importancia fundamental del aprendizaje de este tipo de lectura en la formación musical profesional. Ningún músico que aspire llegar lejos en su carrera puede hacer a un lado su capacidad de afinación, su oído interno ni su comprensión del lenguaje musical.

Recuerdo que las mayores dificultades que enfrenté, en mi etapa de estudiante de música, estaban relacionadas a la entonación afinada; por varios motivos: falta de hábito de canto, timidez y ausencia total de técnica vocal. Posteriormente descubrí que la afinación vocal depende de manejar, siquiera de manera básica, algunos aspectos fundamentales de la técnica vocal, que a su vez te brindan mayor seguridad en tu desempeño musical. En este sentido, romper nuestros prejuicios respecto al canto y comprender que todos podemos aprender a cantar correctamente, se torna fundamental.

Actualmente, en mi labor docente, intento aclarar estos puntos a mis estudiantes y busco ayudarlos a superar sus dificultades, tanto técnicas como anímicas, en su perfeccionamiento de esta habilidad tan esencial de nuestra preparación. Considero éste el primer paso imprescindible en la formación de músicos hábiles e interesados en un manejo amplio y rico del único lenguaje capaz de llegar a lo más profundo de todos los seres humanos: La Música.

 

Autor: Daniel Ravelo

Publicado el 14 noviembre, 2013 por semusica.com

 
 
         

 

Escuela de Música en Celaya especializada en desarrollar el talento

y las habilidades musicales desde la infancia.

Establecida en 2011.

Guanajuato 117-A, Col. Alameda Celaya, Guanajuato. Tel. (461) 159 0074